La participación global en la carrera por una vacuna eficaz: un mundo con acuerdos entendidos.

  • Facebook icono social
  • Twitter
  • YouTube
  • Instagram

Sin duda la pandemia que vivimos en la actualidad, ha sobrepasado toda forma territorial existente. Las fronteras dejaron de serlo por un momento, dejando de lado las diferencias de idiomas, color, etnia o religión. El tamaño de la devastación ha sido incalculable, los indicadores utilizados para la medición a veces parecen sobrepasar cualquier parámetro o en definitiva nos hacen creer que no son los adecuados.
Esta experiencia, ha sobrepasado cualquier evento creado en la psique de la generación presente, y ha tocado los corazones de millones de familias que se han visto inmersos en el mensaje de unidad a nivel global.

Precisamente y derivado de este intento mundial por encontrar una solución capaz de vencer a este monstruo que nos acecha sin temor de destruir todo lo que encuentra, ha nacido la oportunidad de olvidar que existe una política divisoria. Los países han encontrado dentro de la política exterior una oportunidad de trabajar juntos sin tener que crear complejas y confusas comisiones que dicten las reglas del juego. No debemos olvidarnos que sin duda hay intereses de cada uno por encontrar la cura del mal más grande del último siglo; sin embargo al dejar a un lado esta soberbia de países desarrollados, se ha encontrado ese campo perfecto de la investigación que permite desarrollar hipótesis y probarlas por todo el globo terráqueo desde diferentes perspectivas y en ambientes de diversas índoles.
 

Es imperante tomar en cuenta que la solución vendrá a mediano plazo, dadas las recomendaciones de la OMS de “mantener iniciativas de respuesta sostenidas en el ámbito comunitario, nacional, regional y mundial”, sin embargo hay que reconocer la participación de organizaciones no gubernamentales así como de universidades y gobiernos, que de manera conjunta han respondido a fin de encontrar una solución con prontitud. Esta oportunidad de las naciones de encontrar afinidad con un fin común, permite soñar con disminuir en un 80% los tiempos en los que se desarrolla un nuevo descubrimiento para el bien de la humanidad. Permite entusiasmarnos y creer que el mundo podría ser mejor si hiciéramos a un lado las estrictas políticas exteriores que generan ventajas y dejáramos existir a la diplomacia y a un mundo de acuerdos entendidos.

En los últimos días la cámara de diputados aprobó una reforma al artículo primero de la ley de adquisiciones, arrendamientos y servicios del sector público, que permitirá de manera frontal mejorar la asistencia pública y el desabasto de medicamentos. Sin afán de ser críticos de los resultados que se puedan generar antes de que sucedan, me gustaría preguntar, ¿en realidad alcanzaremos una mejora substancial que permita tener resultados tangibles?
 

Contestar esta pregunta, nos permite evaluar muchas respuestas y analizar de manera objetiva si realmente la mejora en la economía nacional en el sector se presentará con este nuevo proceder. Primeramente, podemos comentar el alcance en la reducción de precios que se pueden obtener siempre y cuando las compras se programen con el debido tiempo, ya que los procesos de compra contienen un tanto de burocracia que se sustenta mediante el marco jurídico de la misma ley, aun cuando existan las adjudicaciones directas.
 

Estos procesos requerirán tiempos de entrega que sin duda no son los mismos, que podrían mejorarse con productos hechos por laboratorios establecidos en nuestro país. En este punto es importante mencionar que México es el punto más importante de América Latina como clúster de los servicios farmacéuticos, siendo el anfitrión de firmas importantes de renombre mundial, así como productor de un sinfín de medicamentos. Es así que nos hacemos la siguiente pregunta ¿Y si compramos el medicamento en otros países que pasará con el personal que participa en la industria Mexicana fabricando los mismos?¿Será un factor en la disminución de empleos que afecte a la cadena de producción y distribución? Cabe recalcar que sin distingos esta nueva ley, busca de alguna manera mejorar el sistema de Salud que tan afectado se encuentra en estos momentos, rompiendo con los monopolios que se han creado a través de artilugios e intereses que muchas veces nada tienen que ver con el bienestar, generando la libre competencia que beneficie al mejor ofertante.

 

Sin embargo, es posible que la Comisión Federal contra Riesgos Sanitarios autorice la llegada de medicamentos de diversas nacionalidades sin los respectivos estudios o registros emitidos por dicha autoridad. ¿Es verdad entonces que la economía interna mejoraría con esta competencia dispar?. Por un lado los laboratorios asentados en México que durante años han gastado en estudios, permisos y prorrogas para poder ofertar sus productos en nuestro país y por otro lado productos que sin duda no tienen gastos en investigación (cuando menos no en nuestro país, requisito para obtener el registro sanitario), solo por el hecho de ser más baratos deberemos creer en su auténtica calidad.
 

Como estos dos puntos, que sin duda tienen que ver con la idea de un ahorro que permita mejorar la calidad de los servicios de salud, y que de alguna manera se proponen pensando en la mejora de la economía nacional, podrían surgir un sinfín de preguntas, sin embargo, los hechos durante los últimos dos años nos hacen pensar que es probable que la economía no mejore en ese rubro ni en muchos por el hecho de crear métodos de ese tipo.
 

La inversión de capital en nuestro país, es de suma importancia para poder reactivar está economía tan mermada que le ha cortado la respiración a muchos mexicanos. Las empresas nacionales necesitan de alguna manera fortalecer nuevamente las actividades comerciales que permitan esa tranquilidad a los mexicanos que sueñan con pasar el trago amargo que estamos viviendo.

Por: Francisco Salas

  • Facebook icono social
  • Twitter
  • YouTube
  • Instagram

CINDEHU

UNIVERSIDAD

_______________________

Conéctate con nosotros

  • Linkedin_cindehu
  • facebook_cindehu
  • Twitter_cindehu
  • Instagram_cindehu

Teléfono: 316 43 32  |  Móvil: 993 145 45 32

comunicaciones@cindehu.edu.mx

Calle Fortuna Nacional #113, Col. José Colomo, C.P. 86100 Villahermosa, Centro.

POLIÍTICAS DE PRIVACIDAD

© 2019 CINDEHU | Tabasco, México

  • CINDEHU Facebook
  • CINDEHU Instagram
  • CINDEHU Twitter
  • CINDEHU CHANNEL
  • PodCast CINDEHU